Prostitutas carretera localizacion prostitutas

prostitutas carretera localizacion prostitutas

Un acceso a internet o el GPS de un vehículo ahorraban tiempo y evitaban malas pasadas a todos aquellos que tenían ciertas dificultades a la hora de buscar una dirección en el H-9 de un mapa imposible. Los destinos e itinerarios se democratizaron y pasaron a guiar a todos por igual y en un tiempo récord.

Pero no sólo bares, peluquerías y talleres. Ahora se puede localizar vía satélite a las prostitutas que hacen la calle. Por supuesto, tampoco es una novedad que se puedan buscar prostíbulos y clubes de alterne en mapas online. La vuelta de tuerca en este asunto es la de una web que da las coordenadas exactas donde se colocan las meretrices en la calle. Así, se puede buscar a las prostitutas por: Se señalan por colores en el mapa o con símbolos.

Los clubs con unas copas de Martini; los pisos, con dibujos de casas, y las chicas que ejercen la prostitución en la calle son distintos colores como el verde, azul, rosa De lo mejor de la zona. De un servicio de 50 euros ella dice quedarse con Busca chicas que quieran prostituirse.

Y chicas precisamente es lo que sobra en la Avenida de Vigo. La construcción de un nuevo hipermercado en el nudo de O Pino las ha llevado a ocupar la carretera de subida a San Blas, en Salcedo.

No es agradable porque pasan niños y ven eso. El pasado martes un coche de la Policía Nacional tuvo que dirigirse hasta allí a causa de una pelea entre cuatro prostitutas rumanas y dos africanas.

Los motivos se desconocen porque al llegar los agentes dijeron que el conflicto ya lo habían arreglado entre ellas. Las identificaron y se levantó un acta. Con esa misma arma se dirigió al coche aparcado del amigo de la víctima y lo destrozó a golpes con tanta violencia que los cristales se le incrustaron en el brazo. Históricamente la zona era frecuentada por unas pocas africanas y, sobre todo, algunas drogadictas de Pontevedra. Su localización era inevitable: Allí tienen que frenar los coches, y hay quien aprovecha para sugerirse.

prostitutas carretera localizacion prostitutas Madrid también tiene su distrito rojo de la prostitución. En la calle del Guillermo de Osma hay un par de lupanares históricos que han ido cambiando de ubicación y son poco menos que mitos en internet. Sería en otros tiempos o sería un mito; ahora no hay nadie que controle y entro. Y esto te mata. También advierten en esos foros de que en el es muy difícil pasar del primer piso. Al recordar a su marido, María prostitutas carretera localizacion prostitutas señala un tatuaje que luce en el hombro. Pero ahora muchos han cerrado.

Me miran mal y el ambiente es hostil. Una chica rumana me tira de la camiseta. No son ni las diez de la mañana, pero ya huele a alcohol. Salgo y subo las escaleras a toda prisa mientras la rumana de antes me dice algo en su idioma. Sólo hay un piso abierto. Pero ahora muchos han cerrado. Se disculpa porque sólo tiene una chica disponible y me pide que la vea sin compromiso.

Así funciona este edificio: Sale una joven mulata adormilada, le digo que me lo pienso y que ahora le diré algo, la chica vuelve a su cuarto y yo me quedo un rato hablando con la madame. El de Delicias, entre un bar y un bazar, abre las puertas de 9 de la mañana a 10 de la noche D. También me dice, con poca convicción, que las chicas no viven allí: También me dice que cada burdel es independiente de los otros.

Yo le pregunto que por qué y ella me dice que porque así es la vida. Que si me interesa la chica. Ya le estoy haciendo demasiadas preguntas. Salgo y subo al tercer piso. En el tercero también hay una sola puerta abierta. Tiene un cartel en chino, escrito a boli en una hoja de libreta.

Pero en la puerta hay una señora colombiana que me atiende. Se conoce que es cliente habitual, porque lo reciben casi con honores de jefe de estado. Yo aprovecho la confusión y me largo. Dentro distingo hasta tres voces femeninas con acento latinoamericano. Decido no entrar; ya sé lo que me voy a encontrar. El es otra cosa. Para empezar, en la puerta hay dos ecuatorianos que hacen de seguridad, de guías para los clientes y de recaderos para las prostitutas.

Yo decido subir por las escaleras para ver qué me encuentro, pero no hay ni rastro de prostitutas agresivas. Cada piso tiene una sola puerta y hay que tocar. Pasas, se presentan y decides. Tiene 5 pisos y guardias de seguridad clandestinos en la puerta Moeh Atitar. Le digo que yo no venía a tener sexo sino a hablar.

Me dice que bueno, que algunos lo hacen. Yo le aclaro que no es sobre mis penas, sino sobre su trabajo. Se encoge de hombros y me dice que si le garantizo anonimato, no le hago fotos y le pago, que vale. Se hace llamar Helen, tiene 27 años, es paraguaya y tiene dos hijos, los dos en su país. En este edificio, al contrario de lo pasa en el , todos los burdeles son del mismo propietario , un ecuatoriano que tiene otras casas por Madrid.

Helen estuvo antes en un hotel de carretera, pero le obligaban a pagar casi euros diario por la habitación y la comida. Pero tener a los chicos de seguridad abajo da mucha tranquilidad.

Algo que no pasa en el , donde el fuerte olor a rancio es uniforme en todo el edificio. El funciona desde hace unos siete u ocho años, le han dicho. Yo no llegué a verlo. Aquí no hay peleas. A los clientes también les da mucha calma ver que hay alguien de seguridad. Pero al tratarse de un negocio soterrado y en manos de mafias, nadie va a poder reclamarlo. Aparecen a los pocos segundos llevando un carro de la compra cargado de papel higiénico para abastecer a las prostitutas de los cinco pisos.

Los recaderos del llevan un carro lleno de papel higiénico para las chicas D. En la calle del Guillermo de Osma hay un par de lupanares históricos que han ido cambiando de ubicación y son poco menos que mitos en internet. Así mismo se define él. Ahora tiene 55 y participa en algunos foros de prostitutas contando sus experiencias. Ahí es donde lo encuentro, junto a otros tres que han colaborado en la elaboración de este reportaje.

En muchos de los anuncios abundan expresiones que sonrojarían a Torrente, el escatológico policía creado por Santiago Segura: Todos los anuncios, eso sí, desembocan en pisos.

Con lucecitas encendidas en sus ventanas a lo ancho y largo de la ciudad podría hacerse un mapa de la prostitución clandestina en Pontevedra: Son varios repartidos por la ciudad y en sus teléfonos suelen contestar voces latinamericanas que anuncian corteses el precio, las condiciones y una exigencia: Lo cuenta Victoria, nombre falso se supone que de otro nombre falso, que es el de guerra.

Ella es rumana y asegura que madame, aunque de momento de una sola chica colombiana. Las dos viven en un piso de alto nivel del centro de Pontevedra.

Habla un español perfecto. Tuvo un chalé en Marcón con varias chicas que funcionó muy bien y ahora empieza de nuevo el negocio en la ciudad. De un servicio de 50 euros ella dice quedarse con Busca chicas que quieran prostituirse.

Y chicas precisamente es lo que sobra en la Avenida de Vigo.