Prostitutas jovenes en madrid prostitutas valladolid

prostitutas jovenes en madrid prostitutas valladolid

Incluso daba para mandar a la familia, a Rumanía o a Nigeria, los dos países de los que mayoritariamente proceden. El panorama ahora es radicalmente distinto. Nicole vive con otras cinco rumanas en un mismo piso. Todas buscan sus clientes en la calle. En total, una veintena de prostitutas se citan cada día con el destino en la carretera de Renedo. La mayoría en clubes de alterne o en pisos. En algunos casos en ellos trabajan solo dos chicas; en otros, pueden concentrarse cinco o seis.

Casi todas sufren los efectos de la crisis. Menos trabajo y menos beneficios. Son casi las doce de la noche del martes, y Nicole, como sus compañeras de gremio, lleva desde las cinco de la tarde en la carretera. Es un mal día: Solo uno o dos coches por cabeza. También las tarifas han caído en picado. Algunas mujeres cobran incluso menos.

La escasez de clientes obliga a veces a estrategias de competencia no siempre leales. Antes, ninguna mujer lo hacía por menos de 25 o 30 euros. Lleva diez años en Valladolid. Todas es una conciencia plena de la importancia de usar condón. Fulga lo tiene clarísimo: Lo mismo opinaban todas las mujeres con las que El Norte tuvo ocasión de hablar. Todos los martes, la asociación reparte en su sede de la calle Puente de la Reina preservativos a las mujeres que acuden a por ellos.

De paso, aprovechan para compartir con ellas un café y unas magdalenas. No es algo baladí. La mayoría carecen de tarjeta sanitaria. También en esto es un trabajo a la intemperie. Estamos en la segunda parada de la noche, en la esquina de la carretera de Renedo situada justo enfrente del apeadero de Renfe. La furgoneta de ACLAD ha abierto sus puertas y cuatro mujeres, heladas de frío, se han refugiado dentro.

A primera vista, un observador despistado podría pensar que se trata de un grupo de chicas dispuestas a prolongar una noche de juerga. Nada, salvo el lugar, y, si acaso, su indumentaria, ayuda a identificar la naturaleza de su trabajo.

Toman el pelo a Manolo y a Rocío, la voluntaria que le acompaña. Esa confianza nunca traicionada es la que permite tener un cierto conocimiento de un universo de naturaleza opaca. Manolo elabora fichas sanitarias, les hace preguntas, les pide datos. Y ellas le cuentan. A veces también el día a día de su oculto oficio.

Toda la actualidad de Sociedad. Recibe 40 llamadas telefónicas al día, de lunes a viernes. Encuentros de media hora por los que cobra 70 euros. Dice que sabe lo que hace. Hablamos de una prostituta madrileña que cumplió 18 años en julio del año pasado. Fue en ese momento cuando decidió hacerse puta. Y no le molesta el calificativo: Dos meses después de introducirse en este furtivo mundo comenzó su carrera universitaria.

Desde entonces lleva una doble vida. Esta joven atiende en la Red al nombre de Diana Le Blanc: Tengo 18 añitos y recibo en mi piso privado de Diego de León Madrid Las clases son presenciales y si me meto en un supermercado o en una tienda de ropa, tendría que faltar. Con el sexo gano 1.

No me compensa otra cosa. Su aspecto no denota opulencia ni, por supuesto, que se dedica a la prostitución. Viste jeans y camiseta oscura ancha. Desprende un perfume agradable a Escada.

Sigue leyendo el reportaje completo en mujerhoy.

prostitutas jovenes en madrid prostitutas valladolid Con el sexo gano 1. Detenido en Valladolid un recluso en tercer grado por una tentativa de robo en un piso en La Victoria 0. Lleva diez años en Valladolid. No me compensa otra cosa. Dos meses después de introducirse en este furtivo mundo comenzó su carrera universitaria.