Jefa de las prostitutas mi marido va con prostitutas

jefa de las prostitutas mi marido va con prostitutas

Hay cosas que recién empiezo a recordar. No sé cómo escapé del prostíbulo de Argentina dónde me prostituían, de verdad que no lo sé. Supongo que me atreví a decir "no". Hasta que un día un prostituidor me dio una terrible paliza. El conserje de un hotel me ayudó, llamó a la policía. Y no se lo va a creer: Porque a quién le importa una puta. Pero las mujeres que ejercen la prostitución necesitan contarse esa mentira. Necesitan decirse que son ellas las que eligen, las que ponen el precio, las que son libres de entrar o salir cuando les apetece….

Y se lo dicen para no sentir dolor, para negar la tortura de la que son víctimas. Yo también me sostenía diciéndome a mí misma que era una trabajadora sexual. Y me di cuenta de que yo no vendía nada, porque nada era mío. Aun después de muerta te siguen explotando. Lo primero que hace es romper tu identidad y convertirte en un objeto de uso y abuso. Empezando por tu cuerpo. Un cuerpo es un todo, pero sin embargo una puta sólo tiene boca, vagina y ano. Una puta no tiene clientes, porque no es un banco ni una tienda.

No te conozco, pero sé que tu esposo te engaña con una prostituta. Lo sé porque soy una. No me faltan los clientes. Otros tal vez lo hagan, pero la relación y vida sexual de ambos es diferente. Todos los años se escapan juntos a Las Vegas. Pero hay buenas noticias: Él trata de tener cariño falso sin generar problemas. Creo que entiendes el punto. Mi sexualidad se miden por horas: Nunca seré una amenaza a tu matrimonio.

Su cuerpo ha olvidado el cautiverio sexual. Su mirada no ha dejado de llorar desde entonces. Algo en ella se rompió aquella tarde de verano. Le robaron la inocencia. El derecho a soñar con un mundo perfecto. De hecho, pensaba que estaban hablando de un trabajo en la construcción. Después, las otras dos chicas vietnamitas que estaban en el brothel me explicaron de lo que estaban hablando en realidad.

Tenía que trabajar como prostituta. Cuando Thuy se despertó aquella mañana de no sabía que sus días como estudiante responsable e hija ejemplar habían terminado.

Desayunó y charló con su madre antes de salir a la calle. Se encaminó a la dirección de la agencia de trabajo temporal donde había quedado con su amiga. Antes de entrar en la oficina, dos hombres, que decían representar a la agencia de empleo, le pidieron que los acompañara a comprar material para su nuevo puesto. Durante el trayecto le explicarían en que consistiría. Adquirieron gorras, sombreros y otros utensilios. Cuando dieron las Me alejé unos metros, hasta una esquina.

Hablé con ella y le dije que no iría a casa a comer. Minutos después cogieron un taxi. Es aquí donde la memoria de Thuy se balancea entre el olvido y la conciencia suspendida. Le ofrecieron un plato de noodles y algo de agua para beber. Los dos hombres se volvieron a dirigir a ella. La condujeron a través de dos pasillos. Sólo se detuvieron para pagar. Sin darse cuenta, Thuy había cruzado la frontera clandestinamente.

Era ya medianoche y el grupo se desplazó hasta un mercado. Aquella madrugada no había maridos para Thuy. Sólo un nuevo taxi rumbo a la provincia de Guang Xi. Era una calle amplia, repleta de luces y carteles que copaban las paredes. Adentro, una pareja, él chino, ella vietnamita, esperaba en silencio.

La conversación apenas duró unos minutos.

Jefa de las prostitutas mi marido va con prostitutas -

Su rostro, huella de un pasado mestizo, resplandece en unos ojos melosos ocultos tras una media melena jaspeada por tonos rojizos. Supongo que me atreví a decir "no". Es una mañana calurosa y el vehículo se detiene para que puedan refrescarse. Salió 22 horas después. Un cuerpo es un todo, pero sin embargo una puta sólo tiene boca, vagina y ano.

Obviamente, la carta y su descarnado contenido desató un fuerte debate. Revisa aquí la carta completa:. No te conozco, pero sé que tu esposo te engaña con una prostituta. Lo sé porque soy una. No me faltan los clientes. Otros tal vez lo hagan, pero la relación y vida sexual de ambos es diferente. Todos los años se escapan juntos a Las Vegas.

Pero hay buenas noticias: Él trata de tener cariño falso sin generar problemas. Creo que entiendes el punto. La mayoría de los clientes eran chinos. Entraban, elegían y subían a las habitaciones con las chicas.

Ellas ni siquiera conocían el precio de sus servicios. Así, Thuy nunca sabía cuando su deuda quedaría saldada. En prisión nos trataban como si fuésemos cerdos. Cuando no estaba trabajando, Thuy pasaba el tiempo en la casa. Las chicas apenas podían comunicarse. Sólo nos enseñaron algunas palabras en el dialecto local, que es totalmente diferente. Pese a todo, Thuy consiguió trabar amistad con un cliente. En una ocasión me dijo que su teléfono podía llamar a Vietnam, así que le pregunté si me dejaría llamar a mi hermana.

Por un instante las nubes de la memoria se vuelven negras. Thuy se seca los ecos de aquel dolor con las mangas de una chaqueta rosa de punto con la que hoy, tres años después, se protege de la llegada del monzón. Habían pasado sólo unos meses desde su llegada a Guang Xi cuando la trasladaron de nuevo. La Policía china había efectuado varias redadas contra la trata de blancas en la ciudad, así que el jefe decidió trasladar el brothel a una zona rural.

Era un paisaje bucólico, una campiña rodeada de un bosque frondosos y tierras fértiles. Al cabo de unas semanas, la pareja adquirió una nueva joven. Era un muchacha hermosa, de unos 13 o 14 años, también de origen vietnamita. Incapaz de resignarse, la pequeña se rebelaba con todas sus fuerzas. No la podían dejar sola, así que la llevaban con ellos a todas partes.

En una ocasión, el marido tenía que viajar a su ciudad natal para arreglar unos asuntos de familia. Hicieron el trayecto en su coche particular. En el camino, en un peaje, la joven vio a la Policía y empezó a gritar. La Policía detuvo el coche y en cuestión de horas todas las chicas del brothel fueron liberadas.

Entonces ocurrió lo de la Policía. Nos tiraban la comida en cajas sucias y todas teníamos que compartir la misma caja. Yo estaba muy asustada porque en esa zona operan las mafias. Tras cruzar la frontera, las siete mujeres se dirigieron a Lang Son, donde una de ellas tenía una vivienda.

Aunque lo habían perdido todo. Ya no eran vírgenes, ni inocentes. Ya tenían un pasado del que huir eternamente. Y por eso lucho con todas mis fuerzas contra esa violencia que es la prostitución. Hay que educar a los niños contra la prostitución en los colegios, en primaria y en secundaria, en las universidades… Sólo así conseguiremos que los niños no se conviertan el día de mañana en prostituidores y que a las niñas no las conviertan en putas.

En primer lugar nuestros gobernantes. Una puta es el resultado de las políticas de quienes nos gobiernan. Si se cumpliera con el derecho a una vivienda, a la salud o a un trabajo, no habría prostitución. Si una mujer tuviera esos derechos, no sería puta. Las agencias internacionales como el Banco Mundial que insisten en calificar a las putas como trabajadoras sexuales.

En la prostitución se dan todos los síntomas del campo de concentración: Si los varones dejaran de ir de putas, esto se acabaría. La prostitución no se elige con libertad. El proxenetismo y la trata de personas son delitos, y como tales deben perseguirse. Siento rabia y dolor, pero no trato de intervenir sobre sus vidas.

Bastante tienen ya las pobres con ser putas. Me gustaría romper la barrera que divide a las mujeres en buenas y malas, en putas y no putas.

Porque el mismo hombre que te hace puta, en otro barrio es un marido y un padre. La trabajadora sexual mexicana que creó una residencia para exprostitutas. Segregación racial en Brasil:

: Jefa de las prostitutas mi marido va con prostitutas

PROSTITUTAS EN UTEBO PROSTITUTAS EN LA PALMA CANARIAS Prostitutas con vih hetaira sinonimos
Prostitutas callejeras granada prostitutas cuzco Españaya se sabe, es el tercer país del mundo con mayor demanda de sexo de pago y el primero de Europa, como ya recogía en un informe de la ONU. Su cuerpo ha olvidado el cautiverio sexual. Bueno, quien se extrañe por esto vive en otro planeta. En primer lugar nuestros gobernantes. Me atendió la misma doctora que me atiende cuando voy con los chicos, dijo antes de largarse a llorar.
FORO PROSTITUTAS CALLEJERAS PROSTITUTAS ALCALA DE GUADAIRA 67
jefa de las prostitutas mi marido va con prostitutas